ARTÍCULOS

Campo Nutricional: ¿de que te nutres?

  • Eres lo que comes?

  • La relación entre nutrición y personalidad

  • La construcción de una personalidad depende de la nutrición

Cada uno de nosotros posee su propio Campo Nutricional. Imaginen una esfera que incluye todo aquello de que te nutres a lo largo de tu vida. Es basada en estos elementos que tu personalidad se nutre y se mantiene. Los objetos y experiencias que configuran el Campo Nutricional personal suelen estar protegidos por un tipo de fidelidad que sobrepasa la conciencia. Esa fidelidad se expresa a través de un tipo muy especial de obediencia a los límites demarcados por tu Campo Nutricional. Dichos límites se constituyen de creencias, inercia y hábitos cristalizados, que dificultan el acceso a experiencias que tengan el potencial de ir más allá de lo conocido o familiar. Seria lo equivalente a una zona de confort.

La zona de confort tiene por objetivo proteger y dar continuidad a algo. En ese caso, ese algo se refiere a nosotros mismos. Dentro de la zona de confort, como polluelos dentro de un huevo, estamos protegidos y allí encontramos a los nutrientes que nos mantienen vivos. Sin embargo, somos nosotros mismo los responsables por crear esa estructura de protección y lo hacemos principalmente a través de la repetición. Es decir, el hecho de que día tras día, mes o año, mayoritariamente, comes lo mismo, vistes lo mismo, piensa lo mismo, crees en lo mismo y haces lo mismo, o sea, cultiva hábitos que dan como resultado una estabilidad necesaria para la salud física, emocional y mental.

Sin embargo, cuando esa dinámica es llevada a un extremo acaba por limitar al creador en potencial que buscamos desarrollar en nosotros mismos, ya que el cambio y lo desconocido son partes integrantes del proceso creativo y de desarrollo personal. El exagero en la búsqueda de seguridad llevan a esos extremos y están motivados por alguna inseguridad básica, alguna falta vital que hace con que el sistema se sienta inseguro y no quiera "romper el huevo". Se podría decir que cuanto más insegura se sienta la personalidad, más se apoyará en la repetición y lo conocido, mientras una personalidad más confiada y creativa, sabrá dar la bienvenida a los procesos mutables de cambio, arriesgándose a un proceso de crecimiento (o de expansión de la zona de confort), permitiéndose vivir experiencias sin los antiguos apoyos y aprendiendo a sentirse seguro donde la personalidad antes se sentía insegura.

Esa estructura, que nos protege, nutre y a la vez limita es lo que llamamos personalidad y debe su aparente solidez al compromiso y a la fidelidad que tenemos con nuestro Campo Nutricional. Cuando comprendes ese mecanismo, uno pasa a entender que a partir de ahí, los cambios que efectúe en su Campo Nutricional personal significará irremediablemente un cambio correspondiente en esta estructura a que estamos llamando personalidad.

En general, ese cambio, para producirse, necesita la activación de una fuerza de voluntad personal, que es en si misma la semilla de todo proceso creativo.


LOS PROCESOS CREATIVOS: Construirse a sí mismo
La pereza de crear lleva a la inercia del repetir

La zona de confort creada por el Campo Nutricional tiene como primera función nutrir a los centros físico, emocional y mental del individuo. Se podría compararla con un huevo, como ya mencionado o con un útero materno. Conviene imaginar a un hombrecito o mujercita dentro del huevo. El huevo contiene todos los elementos necesarios para su subsistencia y su seguridad, está claro. Sin embargo, si no acompaña al individuo en su proceso de crecimiento y expansión, pasa a ser una barrera a su camino evolutivo y la sensación que se produce es de estancamiento, cuando no de asfixia.

La imagen del hombre o de la mujer pequeños y encapsulados, nos recuerda que el individuo está en proceso de crecimiento o de construcción. Me refiero a construcción porque uno tiene el potencial de crear (o recrear) a sí mismo. En general el proceso de recreación se está dando a cada momento, en gran parte de forma inconsciente y gobernado por un proceso de inercia, que tiende a respetar los hábitos y patrones pre establecidos en el sistema, dentro de la esfera de la fidelidad, la cual ya hemos hablado.

Sin embargo, la construcción consciente no solo es posible sino que es deseada desde que tenemos nuestro primero atisbo de individualidad, es decir, de experimentarnos y actuar como seres autónomos, libres en alguna medida del entorno familiar, social y cultural.

El acto de construir(se) expresa la esencia masculina del Ser. El Ser, en cuanto a su parte esencial, espíritu o alma, que ya es (en su manifestación femenina), se reconoce a través de la creación, es decir, a través de la creatividad. Esa acción, que en su base es masculina, se apoya y se orienta gracias a su parte femenina. La creatividad es un acto de unión entre ambas polaridades.


LA NUTRICIÓN CREATIVA
Uno como creador de su propia vida

Un proceso de nutrición creativa tiene inicio cuando uno inicia el esfuerzo de conocer y enseguida, liberarse de las influencias adoptadas de forma automática o heredadas de compromisos anteriores a su toma de consciencia. Será inevitable echar una mirada atrás, de donde ha venido, su sociedad, su país, su familia, sus padres, su educación y reconocer cuales creencias y hábitos quiere mantener y cuales solo tienen como fin mantener la fidelidad inconsciente que le impide dar sus propios pasos. El objetivo de ese trabajo en particular es ayudar a identificar, comprender, agradecer y abrir espacio para el cambio en el Campo Nutricional personal, llevando el ser a una mayor coherencia e integración con su carácter.

No menos importante, ningún cambio se hará posible sin que uno descubra y active su fuerza de voluntad personal, liberándola del compromiso con los hábitos y participando de forma activa en la construcción de una nueva manera de nutrirse.

* * *

Si te has interesado y desea saber más, en los links abajo encontrarás talleres, charlas y consultas personalizadas, en el intuito de acompañamiento en ese proceso de auto descubrimiento.


* La ilustración es de Merve Ozaslan y se titula PLAY